Search

Nunca es tarde...


Nunca es tarde para atraer abundancia

Tengo mucho que contar en este último Post. Si lo estás leyendo considero que eres muy consciente de la importancia que tiene la educación financiera y las inversiones inteligentes para tener una vida próspera y poder disfrutarla al máximo.


El primer paso en mi experiencia, fue comprender, que sin una buena educación financiera sería prácticamente imposible crear y mantener un patrimonio sólido a largo plazo y, por lo tanto, nuestra preocupación por "por el dinero" sería eterna.


El dinero no nos da la felicidad... pero, ¿que tal nos da la tranquilidad, la libertad y tantas opciones que, a su vez, nos generan demasiada felicidad?


Mi objetivo con este Post es transmitirte cómo aprendí a gestionar y MULTIPLICAR.


El fin no es únicamente tener más y más dinero, como un obsesionado sin control, sino el propósito de conseguir una verdadera PROSPERIDAD, tener DINERO + tiempo libre para disfrutar de una vida más plena en compañía de tus seres queridos y dedicándote a tus pasiones. Y eso seguro que sí que te hace más feliz.


Si eres “principiante” en el mundo de la educación financiera y finanzas personales, es muy importante que refuerces tus conocimientos en la materia antes de lanzarte a invertir, de lo contrario puedes llegar a cometer graves errores que te costarán mucho tiempo y dinero, sobre todo muchos dolores de cabeza. Peor aún, semejantes fracasos harán que nunca más quieras invertir, que te sientas frustrado, engañado, decepcionado, y muchos etcéteras. Este estado desconsolado hará que te alejes de excelentes oportunidades de inversión por miedo a volver a equivocarte.

Mis primeros descalabros fueron comprender: SIN FRACASOS PREVIOS NO HAY ÉXITO. Créelo. No lo hay.


EN LAS ESCUELAS NO SE ENSEÑA EDUCACIÓN FINANCIERA

Tema delicado, pero cierto. Las escuelas se obsesionan en que los niños y jóvenes adultos (para los que tienen la gran suerte de cursar estudios universitarios) aprendan todo lo posible sobre materias tradicionales, que encajan en el sistema laboral de nuestra sociedad. Sin embargo, parecieran no dar mayor importancia a la URGENTE educación financiera o, lo que es lo mismo, a la gestión de el dinero una vez que esos niños y jóvenes sean adultos y se vean confrontados con la realidad de gestionar su propio dinero. Esta es una carencia muy importante puesto que si nadie nos ha enseñado a gestionar nuestro dinero correctamente, es normal que nunca lo sepamos hacer.


Esta falta de educación nos conduce como sociedad a una ridícula situación donde personas con brillantes carreras profesionales -(sea en el ámbito que sea) tengan dificultades para ahorrar o, en los peores casos, a llegar respirando a fin de mes.

Todo esto nos genera una gran frustración y agobio, nos vemos inmersos en un círculo vicioso del que no sabemos cómo salir.

¿Te suena familiar?


Otra gran frustración que nos atormenta es que cada vez somos más consciente de que en un futuro no tan lejano el Estado ya no será capaz de asegurar nuestras pensiones, nuestra jubilación. Por lo tanto, quienes no hayamos constituido nuestra propia pensión a través de inversiones tendremos serias dificultades para mantener nuestro nivel de vida actual o, peor aun, subsistir aún de manera básica cuando lleguemos a la vejez.



La buena Noticia es que TODO DESTINO SE PUEDE CAMBIAR

Independientemente de cuál sea tu edad o tu situación laboral actual, aun estás a tiempo de cambiar tu destino.

Nunca es tarde para rectificar, y mucho menos para aprender, sobre todo cuando se trata de algo tan importante como la gestión de tu propio dinero y el de tu familia.

Además, nunca antes ha sido tan fácil aprender. Gracias a internet, puedes acceder a una inmensa cantidad de información y, lo mejor de todo, totalmente gratuita en su gran mayoría.


Por lo tanto, si estás motivado/a para aprender y mejorar tu situación financiera y, por ende, tu vida, espero que pongas en práctica mis experiencias que ahora hago tuyas.


También, debo decir, que a muchos nos ha sido invaluable contar con un Mentor a la hora de iniciarnos en este apasionante mundo de las finanzas. Creo incluso, que es absolutamente indispensable.


Un gran ejemplo que te puedo compartir es el del famoso inversionista Benjamin Graham, nacido en 1894 en Londres, pero que vivió la mayor parte de su vida en Estados Unidos. Es uno de los economistas e inversores más influyentes de todos los tiempos, motivo por el cual se le considera como uno de los mejores inversionistas de la historia.

Benjamin Graham se especializó en la inversión a largo plazo y se le considera como el padre del value investing.

Graham fue el mentor de Warren Buffett (considerado uno de los mayores inversores de éxito en la actualidad) en la Universidad de Columbia. Buffett se ofreció a trabajar para él gratuitamente a cambio de aprender su filosofía de inversión.

Para Graham, conseguir buenos beneficios invirtiendo dependía, sobre todo, de conseguir acciones infravaloradas y apostar por invertir a largo plazo. Para eso, como explica en el libro “El Inversor Inteligente”, tienes que investigar y conocer muy bien el mercado.


¿DE QUÉ HABLO?

La pretensión de este Post es mejorar tu educación financiera para que puedas conseguir unas finanzas personales más sólidas y robustas.

A medida que vayas aprendiendo podrás lanzarte a descubrir el amplio abanico de oportunidades de inversión que existen en los mercados y distinguir con cuales de ellas te sentirás más seguro para participar.



 


INGRESOS ACTIVOS Y PASIVOS

¿QUÉ TIPOS DE INGRESOS EXISTEN?

Los ingresos activos


Los ingresos activos son aquellos que adquieres al realizar una actividad o prestar un servicio y por los que percibes una ganancia.

Son aquellos que dependen directamente de nuestro trabajo (en un sentido amplio, como tiempo empleado en una actividad concreta). Por lo general, cuanto mayor sea el número de horas prestadas, mayores serán nuestros ingresos activos.

Lo habitual es que la gente tenga una única fuente de ingresos activos, su salario.


Por el contrario, los ingresos pasivos son aquellos que no dependen directamente del tiempo trabajado y podemos tener tantos como queramos crear en el tiempo.

Es importante entender que la generación de ingresos pasivos también requiere tiempo, pero el tiempo que precisan no está directamente relacionado con la rentabilidad que obtendremos de nuestra inversión. Así, una inversión que ofrezca el 10% de rentabilidad no tiene por qué requerir el doble de tiempo que una que ofrezca tan solo un 5%.


Robert Kiyosaki define este concepto de distinta manera en una simple frase: "Un Activo es algo que INGRESA dinero en tu bolsillo. Un Pasivo es algo que EXTRAE dinero de tu bolsillo. Si quieres ser rico, dedícate a acumular activos"





¿POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES LOS INGRESOS PASIVOS?


En el caso de los ingresos activos, si no trabajamos no recibimos ingresos. Por lo tanto, si perdemos nuestro empleo (o lo dejamos nosotros) en general no tendremos ingresos (más allá de los subsidios por desempleo a los que, en su caso, podamos acceder).


Piensa en la gran recesión global desde 2008: si la gente que perdió su empleo hubiera tenido alguna fuente de ingresos pasivos (por pequeños que fueran), su situación no hubiera sido tan dura, puesto que hubieran podido percibir ingresos de otras fuentes, a la espera de encontrar otro empleo.

Ojo, aquí no hablamos de cuestiones relacionadas con cómo reducir gastos (es posible que algunos estuviesen gastando por encima de sus posibilidades), cuestión sobre la que hay muchísimo escrito sino con cómo generar más ingresos para así comenzar a ahorrar y, posteriormente, a invertir.


En cambio, si tenemos múltiples fuentes de ingresos pasivos, seguiremos recibiendo nuestros ingresos mes a mes, siempre que nuestras inversiones hayan sido acertadas. Aunque estemos de vacaciones tomando el sol en la playa, jugando con nuestros hijos o de cena con los amigos, nuestros ingresos pasivos seguirán engrosando nuestra cuenta bancaria. Y también serán nuestro salvavidas en caso de interrupción de nuestros ingresos activos por el motivo que sea.



Los ingresos pasivos tienen una serie de importantes ventajas frente a los ingresos activos:


• Es perfectamente posible (y de hecho recomendable) acumular varias fuentes de ingresos pasivos. La diversificación es importante, todo el mundo sabe que no hay que poner todos los huevos en la misma canasta. En cambio, con los ingresos activos sólo podemos tener una o como mucho dos fuentes de ingresos activos ya que el día sólo tiene 24 horas.

• Los ingresos activos crecen de forma lineal (promociones laborales aparte, aunque estas suelen ser poco frecuentes). Por el contrario, los ingresos pasivos suelen crecer de forma exponencial (siempre que los beneficios se reinviertan y hagamos uso del sistema de interés compuesto). Por lo tanto, si nuestras inversiones son acertadas, los ingresos pasivos nos permitirán acumular riqueza más rápidamente que con los ingresos activos.

• Dado que no dependen de un empleo, nos ofrecen libertad geográfica y temporal. Para obtener ingresos activos debemos trabajar un número de horas pactadas y hacerlo en nuestro lugar de trabajo, que suele ser fijo. Por el contrario, los ingresos pasivos, al no requerir nuestra presencia física, nos permiten vivir donde lo deseemos y trabajar sólo cuándo y cuánto queramos.



En definitiva, los ingresos pasivos nos permitirán:

  1. diversificar nuestro riesgo (no dependeremos únicamente de nuestro empleo).

  2. acumular capital y riqueza más rápidamente.

  3. aumentar nuestra libertad geográfica y temporal.



3 maneras de generar ingresos pasivos.

1- Inmobiliario


FALSAS CREENCIAS

Mucha gente piensa que sólo existen dos maneras de ganar dinero con el inmobiliario:

•Comprar un piso en el que se instalan (residencia principal) un tiempo hasta que se revaloriza, momento en el que lo venden obteniendo una plusvalía; y

•Comprar un piso, alquilarlo y esperar 20 (o 30) años a que el préstamo haya sido amortizado por completo para empezar a obtener ingresos mensuales.

Sin embargo, si queremos generar ingresos pasivos de manera inmediata debemos ser más originales y buscar oportunidades que ofrezcan una rentabilidad excepcional y permitan que nuestros bienes no sólo se “auto- financien” sino que además ofrezcan unos ingresos positivos (“cash-flow”) mensuales.

Es importante entender que aun no es demasiado tarde para invertir en el sector inmobiliario. Tal vez el mejor momento para invertir en inmobiliario fuera hace 20 o 30 (o incluso 100) años, pero el segundo mejor momento es ahora. Siempre se pueden encontrar buenas oportunidades, sólo es cuestión de saber buscarlas. Y las mejores no tienen por qué estar en tu calle, en tu barrio, en tu ciudad o incluso en tu país.

Porque en inmobiliario las buenas oportunidades no están a la vista esperando a que alguien las tome. Todo lo contrario, hay que buscarlas o incluso provocarlas uno mismo. Lo importante es saber cómo buscarlas y negociarlas para que generen una elevada rentabilidad.

En definitiva, cuanto más curioso e ingenioso seas, mayor rentabilidad obtendrás con tus inversiones inmobiliarias.


MANERAS DE INVERTIR EN INMOBILIARIO

Existen multitud de estrategias para invertir en el sector inmobiliario. A continuación encontrarás algunas ideas de inversiones inmobiliarias que aun hoy en día pueden generar una elevada rentabilidad y, por ende, unos ingresos pasivos interesantes:

  • Alquiler de corta duración

  • Pisos amueblados

  • Pisos compartidos

  • Pequeños comercios

  • Bienes originales y excepcionales (cabañas, yurtas, barcos, etc.)

  • Plazas de garaje

  • Almacenaje (trasteros, naves, etc.)

  • Oficinas y espacios de “co- working”

  • Hoteles “boutique”

  • La división de parcelas o de pisos

  • Inversiones en el extranjero

  • Gestión de propiedades ajenas





2- Bolsa


FALSAS CREENCIAS

Existen muchas falsas creencias respecto a las inversiones en bolsa.

La gente que es totalmente ajena al mundo de los mercados financieros piensa que para ganar dinero en bolsa es necesario tener avanzados estudios en la materia y, además, pasarse el día delante de la pantalla del ordenador siguiendo el curso de la bolsa para comprar y vender al mejor precio y hacer multitud de operaciones (como los day traders y scalpers que se ven en las películas).


Otros piensan que la única forma de hacer dinero en bolsa es hacer uso de información privilegiada. Lo cual, te adelanto, es ilegal.

Otros muchos creen que sólo se puede ganar dinero con productos excesivamente complejos y peligrosos como las opciones, futuros, swaps, forex, etc. Grave error.

Estas creencias no podrían estar más lejos de la realidad. Es perfectamente posible tener un patrimonio invertido en bolsa que crece de manera constante y sostenible a largo plazo sin contar con avanzados conocimientos (aunque una base sólida sí es necesaria) y sin sufrir el estrés ligado a estar todo el día pegado a la pantalla.

Respecto al uso de información privilegiada es posible que sea cierto (siempre que la información sea de calidad, llegue a tiempo y se sepa interpretar, claro), pero es posible que quien la haya usado se dé cuenta - desde la cárcel - de que quizá otras cosas valen más que el dinero.

Dicho esto, la realidad es que existen varias estrategias para invertir tu patrimonio en bolsa de manera más o menos pasiva y relativamente sencilla que, sin embargo, pueden ofrecerte un muy elevado retorno. Aquí vamos a ver las más pasivas y que menos conocimientos bursátiles requieren, por lo que son accesibles incluso para los más neófitos en bolsa.


DIVIDENDOS

Una manera muy interesante de generar ingresos pasivos con inversiones bursátiles es mediante la inversión en empresas que distribuyen importantes dividendos. Se trata de identificar empresas con un elevado retorno por acción (EPS, del inglés “earnings per share”) que distribuyan un alto dividendo. En otras palabras, se trata de encontrar empresas cuyos beneficios por acción sean elevados respecto al precio de compra de la acción. Por ejemplo, si la acción de una empresa cotiza a 100$ y la empresa distribuye anualmente 8$ por acción, esta acción estará generando un retorno del 8% anual (que podrás posteriormente destinar a comprar más acciones u otras inversiones). Esta es una estrategia “todo terreno” puesto que se puede utilizar tanto en época de mercados alcistas como bajistas. De hecho, esta estrategia funciona particularmente bien en época bajista puesto que al descender el precio de la acción, si los beneficios por acción se mantienen constantes, esto hará que el retorno de inversión sea más elevado. Volviendo al ejemplo anterior, si el precio de la acción pasa a 80$, el retorno de inversión pasará de 8% a 10%.


La clave es encontrar empresas con unas buenas perspectivas a medio y largo plazo y que hayan estado distribuyendo dividendos de manera constante y regular en los últimos años. Si, además, el dividendo por acción ha ido aumentando con el tiempo, será aun mejor.


También conviene analizar el devenir del sector en cuestión pues conviene evitar los sectores en declive. Una empresa puede ser líder en su sector, pero si el sector está en declive - piensa por ejemplo en las cintas de cassette... - la empresa tendrá que reinventarse - perdiendo generalmente su ventaja competitiva y, por tanto, reduciendo los dividendos distribuidos - o morir.


Con un poco de práctica no es un análisis difícil de hacer, y, además, es entretenido si tienes una mínima curiosidad por el mundo empresarial. Por si eso fuera poco, la información que necesitamos para evaluar qué empresas son más interesantes es totalmente gratuita y está en libre acceso en numerosas plataformas de internet.


FONDOS DE INVERSIÓN Y SICAVS

Una alternativa de generar ingresos pasivos en bolsa es mediante la inversión en fondos de inversión y SICAVs (técnicamente, Instituciones de Inversión Colectiva). En otras palabras, se encomienda nuestro patrimonio a fondos que lo invierten y gestionan por nosotros.

Existe una enorme cantidad de fondos en los que se puede invertir. Mientras que algunos se centran en ciertos mercados (por ejemplo en el sector de la tecnología) o zonas geográficas (por ejemplo en países emergentes), otros están totalmente diversificados y no sólo invierten en acciones sino que también lo hacen en bonos estatales y otros tipos de productos financieros mucho más complejos (futuros, opciones, swaps, criptomonedas, etc.).

Hay fondos que distribuyen dividendos, mientras que otros los reinvierten para aumentar el valor del fondo. En cualquier caso, lo que realmente importa es que escojamos un fondo que tenga probados resultados, incluso en periodos de turbulencias en los mercados financieros pero cuyas comisiones no sean excesivas.

No obstante, la realidad es que sólo una pequeña parte de los fondos consiguen batir a los índices bursátiles. ¿Por qué? En parte es precisamente por las comisiones que cobran los gestores de los fondos.

INVERSIÓN A LARGO PLAZO

Una de las mejores maneras de hacer crecer tu patrimonio en bolsa de manera rentable y sosegada es invirtiendo a largo plazo en base a una estrategia de market timing. En este caso inviertes tú mismo (evitando así las comisiones de los fondos) en los activos más remuneradores en todo momento. Así pues, la estrategia va rotando entre acciones de distintas clases y bonos para adaptarse a las condiciones de mercado del momento. De esta manera no sólo se maximiza el retorno esperado, sino que también se minimiza el riesgo de la inversión. Y, al seguir una estrategia prácticamente automática, no te dejarás influenciar por tus emociones.

Si bien no obtendrás ingresos pasivos todos los meses, es una estrategia de inversión que te va a ofrecer un muy elevado retorno (superior al 15% en base a la media de los últimos 70 años) y que, por lo tanto, va a hacer crecer tu patrimonio de manera significativa a largo plazo.

Además, es una estrategia que tan sólo requiere 10 minutos al mes para ser puesta en práctica y es perfectamente adaptada a los principiantes en bolsa.


OTRAS MANERAS DE INVERTIR EN BOLSA

Aunque no es una manera 100% pasiva de generar ingresos, cabe mencionar también el swing trading como manera de generar ingresos en bolsa sin necesidad de dedicarle demasiado tiempo.

El swing trading consiste en seleccionar cuidadosamente un número limitado de acciones o criptomonedas que están a punto de “explotar” en bolsa, creando así nuestro propio portafolio. Las acciones o criptomonedas se mantienen un tiempo en cartera (suele ir desde unas semanas a unos meses) hasta que dejan de ser interesantes, que es cuando se cierran las posiciónes (se venden).

Para que nuestra selección no sea una tarea que requiera un tiempo excesivo, recordemos que existen miles y miles de empresas que cotizan en bolsa y también criptomonedas, se programan unos filtros llamados “screeners", que hacen la mayor parte del trabajo por nosotros. Estos filtros, que programamos nosotros mismos en función del tipo de acción o cripto que nos interese, nos muestran un número limitado que pueden estar a punto de “explotar” en el mercado.

Después sólo nos queda elegir, de la lista que nos ha proporcionado el screener, las que más nos interesan. Siguiendo ciertos parámetros, identificar las que nos interesan no nos llevará demasiado tiempo y, además, se gana velocidad a medida que se adquiere práctica, pudiendo llegar a pasar apenas unos segundos por acción o cripto.

Alguna de las que elijamos “explotaran”, otras bajaran (y éstas habrá que venderlas rápidamente para evitar pérdidas demasiado importantes) y otras, la mayoría, se mantendrán estables. No obstante, lo importante es que aquellas que “exploten” aportarán un enorme retorno, que compensará las pérdidas sufridas (acotadas) en las restantes acciones.

Esta estrategia funciona también tanto al alza como a la baja, aunque el potencial de ganancias es muy superior en el caso de inversiones al alza puesto que no hay un límite al precio al que puede cotizar una, mientras que estas nunca pueden perder más del 100% de su valor.


ESTRATEGIA Y GESTIÓN DE CAPITAL

En cualquier caso, hay que tener una estrategia clara y bien definida de la que no debemos distanciarnos. Es importante también llevar una rigurosa gestión de nuestro capital ("money management" como lo denominan en el mundo anglosajón) para minimizar nuestras pérdidas a la vez que maximizamos nuestros beneficios en bolsa.



3. Inversiones Alternativas


Para la gran mayor parte de la gente las únicas maneras de invertir para generar ingresos pasivos son el sector inmobiliario o los mercados financieros. Son dos estrategias que existen desde hace siglos y han demostrado su eficacia, siempre, claro, que se hagan con criterio. Pero existe un abanico de oportunidades excepcionales muy amplio (y lo que queda aun por descubrir) que decididamente merece la pena considerar: las inversiones alternativas.


¿ QUÉ SON LAS INVERSIONES ALTERNATIVAS ?

Existe un amplio abanico de inversiones alternativas que puede llegar a generar una rentabilidad generalmente más elevada que las inversiones "clásicas" con un nivel de riesgo incluso menor en algunos casos. Se trata en su mayoría de inversiones disruptivas, que se caracterizan porque aun no son demasiado conocidas ni están demasiado extendidas pero que son realmente atractivas. Si conoces el concepto de asimetría de información como “fallo de mercado” sabrás de lo que estoy hablando. Existe un gran número de ellas, de lo más originales y variadas.


Dado que existen multitud de inversiones alternativas y que muchas de ellas no son demasiado conocidas, hay que andarse con pies de plomo para no caer en alguna estafa que tanto abundan por internet hoy en día. Hay que ser muy selectivo e investigar ampliamente para comprobar la fiabilidad de la inversión antes de empezar a invertir.


Pero si realizamos un análisis riguroso y contrastamos la veracidad de la información, no hay por qué tener miedo de aventurarse en el mundo de las inversiones alternativas. Más bien al contrario, son de lo más originales y hasta divertidas.

Además, el capital mínimo suele ser bastante inferior al de las inversiones "clásicas" y pueden incluso llegar a ofrecer una rentabilidad imposible de alcanzar con otras inversiones más tradicionales, aunque a veces a un riesgo superior, pero no siempre.

Por si eso fuera poco, permiten diversificar nuestro patrimonio con activos que tienen poca o ninguna correlación con los demás activos que ya podemos tener en cartera (y como cualquiera de vosotros con conocimientos de gestión de riesgos sabrá, esto es muy importante).


ALGUNAS IDEAS DE INVERSIONES ALTERNATIVAS

Inversiones alternativas para las cuales he comprobado su fiabilidad y elevada rentabilidad, porque he invertido en ellas, generalmente es el caso, o las he seguido de cerca durante un tiempo. Así como las propuestas de mis propias Empresas que encontrarás manifestadas en mi sitio web www.manupaque.com



Siendo algunas de las inversiones alternativas que más interesantes me parecen ahora mismo las siguientes:

• Crowdlending (préstamos entre particulares o empresas).

• Crowdinvesting y crowdfunding inmobiliario (financiación colectiva de proyectos empresariales o inmobiliarios).

• Crowdequity (inversión en start-ups) • Oro, plata y platino. • Royalties de canciones.

• Agricultura ecológica.

• DeFi (finanzas descentralizadas) dentro del ecosistema de las criptomonedas y la tecnología blockchain.

• Trading de Alta Frecuencia (HFT- High Frequency Trading) Robots programados con inteligencia artificial.

Concluyendo por hoy, es mi deseo que disfrutes mucho durante el apasionante viaje de las finanzas y la educación financiera, y que gracias a ella obtengas extraordinarios resultados mejorando así tu calidad de vida.


MANU PAQUÉ

CEO Grupo Actius Corporate

0 views0 comments